domingo, 11 de octubre de 2015

Noche con amigas

Ahora mismo estoy metida en cama, con Retoño durmiendo a mi lado. Está lloviendo un mundo y se escucha la lluvia rebotar en el tejado. Me encanta la lluvia cuando estoy en cama, y recibiendo el calorcito de Lucas, aun más.
Este viernes quedé con mis amigas N. y M. porque M. tenía algo que decirnos ¡ya tiene fecha para su boda! Genial, una noticia que hay que celebrar. N., M. y L. (que no pudo acompañarnos esa noche) son amigas mias del instituto. Llevamos más años conociéndonos que sin conocermos. Aunque pasemos un tiempo sin vernos cuando quedamos seguimos hablando de un millón de cosas, como cuando estábamos en el insti. Mi relación con ellas es muy valiosa.
Pues eso, que nos fuimos a celebrarlo. Cenamos en un restaurante mexicano y luego nos fuimos a una cervecería nueva que abrieron en la zona y que está bastante bien. Copazos de gin-tonic y un montón de conversación.
Fruto del alcohol se nos ocurrió la idea de ir de damas de honor y hacer una americanada total. Eso no sé en que quedará, pero lo que tengo ganas es de organizar la despedida de soltera. Tenemos que preparar algo genial y divertido. Boys no, eh! Que a mi que un tio paseee sus bolas por delante de mis narices no me tiene la mayor gracia.
Acabamos la noche en un pub. Me sentí como una uva en medio de mandarinas. O sea, perdida. Se me acercaron un par de hombres, que creo que intentaban ligar, y pongo creo porque desde que no salgo los tíos han empeorado mucho en sus tàcticas de acercamiento.
El primero se me acerco, me tocó con un remueve cócteles en la mejilla y me dijo "eres mala". Lo miré y le dije "sí, soy de lo peor que puedes encontrar" se lo dije tan seria que se quedó un poco descolocado. Intento seguir y al final dijo "lo siento, no sabía que molestaba".
El segundo era un imberbe (lo digo por edad) que se me acercaba continuamente hasta rozarme disimuladamente. Como ya no sabía si lo que quería era entablar conversación o robarme el bolso lo miré a la cara y le grité "¡qué?!" Creo que lo asusté. Desapareció muy rapido.
Y es que yo no tengo el chichi pa farolillos, como dice en una de sus traducciones superbritánico. Que pereeeeeza me da a mi el sexo contrario. No entiendo yo las infidelidades no sólo por la falta de respeto, ética, moral...bla, bla, bla. No, yo no las entiendo por la pereza que da tener que mantener màs de una relación. Haz una sola cosa a la vez y hazla bien.
Llegué a casa a las 4 de la mañana. A las 4:30 Lucas se puso a llorar. Me lo tuve que poner encima para que se durmiese.
Al día siguiente estaba agotada. Pero valió la pena.
Hemos inaugurado la noche de cenas internacionales. Ir una vez al mes a cenar a un sitio de comida de algún país.
Vivan las noches de chicas!

2 comentarios:

  1. jajajajaja Me ha hecho mucha gracia tu forma de relacionarte con los hombres que intentan "ligar" contigo. Muy parecida a la mía jajajaj Veo que somos de lo más simpáticas...

    Muy bien por la noche de chicas y la idea de, al menos, una vez al mes veros. Me parece genial y encima en un restaurante de fuera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien se está con las amigas de siempre :-)

      Eliminar