viernes, 2 de diciembre de 2016

Derechos laborales

Este post sale del enfado. Estoy convencida de que, al igual que por muchos derechos laborales, los derechos relacionados con el cuidado de hijos hubo que pelear para conseguirlos.
Que yo sepa, actualmente, existe la excedencia por cuidado de hijos menores de 3 años y luego la posibilidad de reducir la jornada laboral hasta en un 50% hasta que el niño/a cumpla los 12 años de edad.
Ahora vamos a poner un ejemplo: (basado en un hecho real)
Madre que se coge una excedencia por su hijo de dos años. En un principio no hay ninguna protesta entre sus compañeros porque se benefician de horas extras al completar su turno. La empresa, contenta porque se ahorra un sueldo, pasado un tiempo decide repartir el turno de esa trabajadora entre los demás compañeros pero de forma que ya no se van a beneficiar de las horas extras. La madre al reincorporarse a su puesto de trabajo tiene intención de solicitar una reducción de jornada.

Aquí la madre está haciendo uso de sus derechos laborales.
La empresa, fruto de los recortes, no puede contratar a un sustituto. Es una empresa pública que se ha visto afectada por los recortes sociales.
Los compañeros (empleados públicos que obtuvieron su plaza por oposición) al tener que trabajar más días (aunque el computo de sus horas anuales va a ser el mismo, no va a aumentar) sienten que los están "jodiendo".

Para mi la culpa es de los recortes o de la empresa que no quiere o no puede contratar según su convenio.

El enfado al que hacía referencia al principio viene a que a esta trabajadora una compañera la llamó para venirle a decir "cuando te piensas incorporar que por tu culpa tenemos que hacer más fines de semana" "pero qué fecha final tiene ese permiso"
No entiendo como un trabajador puede ir en contra de otro por estar haciendo uso de sus derechos. Cuando esos derechos hacen referencia al cuidado de un hijo. Porque los hijos necesitan ser cuidados.  Cuando una madre está siendo consecuente con su idea de crianza o su necesidad de estar con su hijo y lo puede hacer gracias a unos derechos laborales luchados.

Reclamad a la empresa, reclamad a un sindicato, reclamad a los sistemas políticos. Pelead por lo vuestro, que es lícito, no teneis que aguantar que os echen todo el peso encima.
Pero nunca vayas en contra de un compañero o trabajador que es tu igual, que está en tu situación y que tu tienes los mismos derechos que él y quien sabe si algún día querrás o necesitarás hacer uso de ellos.
Porque yendo contra ti mismo no conseguirás nada, sólo beneficiar a los de arriba y empeorar la situación de los de abajo.

2 comentarios:

  1. Muy bien dicho. Tienes toda la razón del mundo. Ay, los "compañeros"...

    ResponderEliminar