jueves, 27 de julio de 2017

Juana Rivas

Yo apenas veo la televisión y a veces me conecto a internet para ver cosas muy puntuales. Así que cuando hoy me conecté y vi el nombre de una mujer, Juana Rivas, por todos lados, no sabía de qué iba el asunto. Así que me puse a leer. Y aluciné.
Una madre que se esconde porque no quiere que sus hijos vayan con su padre, que tiene una condena por maltrato.
Lo peor es que me suena que no es la primera vez que pasa algo así. Si no hay maltrato a los hijos, "sólo" a la madre, este padre tiene derecho a verlos.
En estos casos la justicia no es que esté ciega, está muerta y momificada. Una persona que es capaz de maltratar al otro progenitor ha demostrado que no es apto como padre (o madre). Aquí sólo debían primar los derechos de los niños, porque ser espectadores de violencia de este tipo los deja marcados. Además según el Convenio de Estambul, “el niño se considera víctima de violencia de género solo por haber sido testigo de esa misma violencia, sin necesidad de padecerla en primera persona”.
No entiendo porque este convenio no se aplica a estos casos.
Juana, que ha sido víctima de maltrato (existe una condena), que ya habrá pasado miedo suficiente mientras convivía con este hombre, tiene que seguir ahora pasando miedo, incumpliendo la ley y siendo buscada por hacer lo que cualquier madre haría, proteger y cuidar de sus hijos.
No entiendo como el protegido en este caso es el padre y no ella. Porqué tiene que esconderse ella y no el que hace el daño.
Luego mucha gente tiene colgado en su perfil de face la frase "Juana está en mi casa". Y es que cualquiera la esconderíamos. Y callaríamos la boca. Y le diríamos que puede quedarse hasta que el mundo gire un par de veces y se vuelva cuerdo. Porque tod@s comprendemos que huya. Pero no aceptamos que se hagan así las cosas. Si la víctima sigue viviendo con miedo, es que no se está actuando bien, la solución queda lejos.
Que noches de insomnio debe pasar, pensando en qué va a ser de ella y sus hijos.
Yo no entiendo mucho de leyes, pero se ve que hay casos en los que el sentido común no impera.

2 comentarios:

  1. Es muu difícil opinar en estos casos sin conocer toda la historia. El hecho de que el padre esté condenado, no quiere decir que sea culpable y también es cierto que ella se llevó a los niños de su entorno de manera ilícita...

    Sé que es complicado, pero hay que considerar que no es oro todo lo que reluce. De hecho circulan muchos artículos sobre el por qué la justicia no le da la razón a la madre. Uno de los motivos es que el hijo mayor manifiesta que se siente querido por su padre y que no le importaría pasar los veranos en Italia con él... también hay que escuchar a los niños.

    No pretendo ser polémca, solo no dejarme cegar por lo titulares sensacionalistas y llegar un poco más al fonde de la cuestión.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Te doy la razon Maribel. Empiezas a conocer más de la historia y te preguntas como será la realiDad. El escrito va sobre todo en el pensar en situaciones de maltrato en los que el niño sigue yendo con la persona que maltrata. En que visto así todos esconderiamos a los niños.

    ResponderEliminar